Método DIDI para desarrollos web e implantación de ERPs

La etimología de la palabra método, del método DIDI, nos indica que proviene de un grafema Griego que significa Vía, por lo que nos indica que es el camino obligatorio para hacer cualquier acto.

Si nos paseamos por los diferentes campos de la ciencia nos encontramos con todo un trayecto empírico de creación de métodos para resolver problemas y la implantación de soluciones informáticas no iba a ser menos.

didi

El método DIDI es el conjunto de herramientas que Esquío utiliza para ofrecer soluciones precisas a cada cliente. En definitiva, DIDI representa el medio instrumental por el cual se realizan las obras en Esquío para dar una solución tecnológica a nuestros clientes.

El método DIDI es la vía que Esquío utiliza para ofrecer la solución precisa a cada cliente.

Tras años de experiencia y ejecución de implantaciones de soluciones informáticas para la empresa, en Esquío llegamos a la conclusión de los pasos para la implantación de un nuevo sistema en la empresa se dividen en 4 fases. Definir, Imaginar, Desarrollar, Implantar.

 

método DIDI

 

Fase de Definición.
El objetivo fundamental de esta fase es establecer los objetivos del proyecto. Esta fase se hace de acuerdo a las necesidades o requisitos del cliente. Las necesidades del cliente es preciso traducirlas o plasmarlas en objetivos del proyecto.  (de alcance, calidad, costes y plazos).

La fase de definición establece los objetivos del proyecto de acuerdo a las necesidades o requisitos del cliente.

Un proyecto no puede gestionarse a partir de necesidades de cliente. El proyecto debe gestionarse a través de objetivos específicos, medibles, realistas y relacionados con el tiempo. A partir de éstos objetivos, será posible establecer el coste, plazo, alcance y calidad del proyecto. Los objetivos constituyen el “que” del proyecto.

Fase de imaginación.
En esta fase imaginamos una solución o diseño que permita satisfacer los requisitos del cliente. Por lo general se revisa que todas y cada una de las características de diseño sean trazables a los requisitos de cliente.

En el caso de existir diversas alternativas de diseño, el director de proyecto deberá analizar las mismas de acuerdo a los objetivos de proyecto, eligiendo aquella que maximice la probabilidad de éxito del proyecto. Si alguna alternativa mereciera consideración, pero precisara de una modificación de objetivos, deberá consultar al cliente del proyecto.

 Imaginamos una solución o diseño que permita satisfacer los requisitos del cliente.

Con el método DIDI elaboramos una filosofía o estrategia de pruebas que permita detectar incumplimientos de los requisitos por parte de la solución adoptada para así proceder a su corrección. Ésta consistirá básicamente en determinar entre otros:

  1. Como se demostrará cada uno de los requisitos de cliente (ensayo, análisis, simulación, etc)
  2. Gestionar la fase de acuerdo al plan de proyecto dentro del coste y plazo asignado.

Fase de desarrollo.
A continuación se acomete la fase de desarrollo que consiste en que cada miembro del equipo tome las tareas que le han sido asignadas. La misión del director de proyecto aquí es:

  • Vigilar que la planificación se cumple con la mayor precisión posible, para que no aumenten los costes.
  • Coordinar al equipo y facilitar la solución a los problemas que vayan surgiendo para desatascar posibles cuellos de botella.
  • Realizar las modificaciones en la planificación para reajustarla. De este modo se adelanta a los riesgos y comunica el estado del proyecto a los interlocutores (jefes y clientes).

Fase de implantación.
Habitualmente el proyecto finaliza en la fase de desarrollo, tras la entrega y aceptación del producto por parte del cliente.

En el caso de los proyectos de soluiciones informáticas desarrollados por Esquío  es preciso influir sobre el comportamiento del cliente y de los usuarios del producto para que éstos lo adopten. Por tanto en los proyectos de implantación de soluciones ERP y soluciones Web es necesaria esta fase.

En resumen con el método DIDI Esquío tiene una vía para conseguir el éxito en los proyectos que acomete.

Alejandro Castro